ALABAR vs MOTIVAR

Sobran las palabras para decir que en los últimos tiempos, las noticias y la información sobre la necesidad de alabar a los niños de forma continua y de “educarlos” a través del refuerzo positivo, ha sido desmedida.

Este hecho más que ayudar en la educación y formación de los infantes, lo que ha provocado es todo lo contrario, es una búsqueda de aprobación externa por parte de los pequeños en todas las acciones que realizan, mermando gravemente su autoestima, hecho que se manifiesta en sus creencias y comportamientos.

Muchas otras veces vamos más allá de la adulación, creando una directa relación de causalidad entre lo que el niño realiza y nuestras emociones, cargando así al pequeño con un responsabilidad que no le corresponde, generamos inconscientemente una relación basada en el chantaje emocional, y que más que alentarlo lo cohíbe en el desarrollo de su personalidad.

Todos desde casa podemos hacer un sencillo ejercicio práctico contestando a estas preguntas: ¿cómo nos sentiríamos si tuviéramos a una persona al lado que al terminar la sopa nos dijera: “¡Muy bien, Macarena, lo has conseguido, qué lista eres!, o que mientras estamos conduciendo nos digan ¡qué bien lo haces Macarena, eres una crack!, o que al aparcar nos dijeran: Macarena, ¡eres una campeona, qué orgullosa estoy de ti!, o que tu pareja apareciera por casa y te dijera: te he traído un regalo por lo bien que te has portado esta semana?” y así con cada acción realizada…da que pensar ¿verdad?.

Esta es la opción que ha suplantado al castigo, o que incluso convive con él, y que no deja de ser la otra cara de una misma moneda que nos ayuda a manipular conductas, pero que no trabaja con las creencias erróneas que dan lugar a los comportamientos, lo que a largo plazo provoca conductas más difíciles de trabajar.

Pensemos a largo plazo, ¿cómo nos sentiríamos cuando al realizar una acción no oyéramos de fondo esa alabanza a la que nos han acostumbrado desde pequeños?

¿Nos hemos planteado dónde está apoyándose la autoestima del niño cuando sus acciones aparejan un sin cesar de adulaciones?

¿Nos hemos planteado que probablemente el pequeño no se atreva a realizar acciones más arriesgadas o importantes por temor a no recibir un derroche de halagos o por no ser ya “un campeón” si no obtiene los resultados anteriores?

Es un tema delicado el de alabar y el del premio; de hecho, la alabanza debiera reducirse al caramelo que de vez en cuando todos tomamos, y la motivación sería la comida saludable del día a día.

Hablar en positivo a los niños es algo muy bueno para el desarrollo de los mismos, sin embargo, lo que muchos padres y educadores entienden por hablar en positivo es muy distinto de lo que esto es en realidad.

Entonces, ¿cómo actúo? ; pues motivándolo, haciéndolo consciente de sus capacidades, consiguiendo que tome contacto con sus cualidades, valorando y haciendo que por sí mismo, el niño reflexione sobre el proceso que ha desempeñado al realizar la acción. La motivación debe ir dirigida a la acción que realiza el niño, no al resultado.

El adulto es como un espejo donde el infante ve reflejadas sus acciones, desarrolla el pensamiento causal y consecuencial, valora los hechos realizados, independientemente del resultado obtenido, y de este modo se capacita, se empodera, trabaja su autoestima, y la trabaja sin una motivación extrínseca que lo hará dependiente de un tercero en un futuro; la trabaja de manera intrínseca. Es más lento, pero sin duda más eficiente y saludable para el niño.

En cuanto cambiamos el esquema de pensamiento, en cuanto pensamos en la acción que ha realizado la otra persona y el esfuerzo que le ha supuesto, y en el momento en que nos percatamos de que valorando dicho proceso, el niño también se valora a sí mismo, entonces, cuando tomamos consciencia de todo esto, el chip cambia, y cambia de forma automática.

Con el tiempo podremos observar cómo nuestro hijo, alumno, e incluso compañero de trabajo o de equipo, ya que este esquema se traslada a cualquier contexto social, desarrolla su autoestima sin esperar aprobación externa, se atreve a realizar cosas cada vez más complejas, se equivoca y lo vuelve a intentar, y sobre todo, confía en sí mismo. Este es el objetivo de la motivación; el niño adquiere una buena autoestima.

El premio en la Disciplina Positiva no tiene cabida; entendiendo premio como algo que regalo condicionado al comportamiento de la otra persona. Puedo hacer los regalos o “concesiones” que considere oportunas, pero sin condicionarlo a un previo comportamiento por parte de la otra persona.

Para concluir, os aporto una serie de frases que aparentemente significan lo mismo pero cuyo efecto en el que las recibe es totalmente diferente.

 

ALABAR                                                 

¡Eres un campeón!

¡Qué lista eres!

¡Qué contenta estoy, te has comido toda la fruta!

¡Qué bien, te han puesto una carita feliz!

¡Te ha quedado la cama perfecta!

¡Me encanta la comida de hoy!

 

                                                              MOTIVAR

 

Has debido entrenar mucho para obtener este resultado

Para dar esa respuesta debiste estar muy atenta a la explicación

¡Cuántas vitaminas tienes ahora en tu cuerpo!

Observo que cada vez participas más en clase

Veo que no te han quedado arrugas en la cama, seguro que hoy duermes mejor

La comida está deliciosa, sabiendo lo complicada que es la receta seguro que le has dedicado mucho tiempo.

 

Como veis, las frases motivadoras se dirigen a la acción realizada. El niño o adulto, toma consciencia de que lo que ha conseguido, ha sido por él mismo, y aprende a valorarse, sin necesidad de buscar la aprobación externa.

Pensemos en la acción que realizamos y en el beneficio que ésta le aporta, y pongámoslo de manifiesto, estaremos trabajando en la creación de su sana autoestima.

 

 

 

 

Fuentes: Cómo educar con firmeza y cariño, de Jane Nelsen/ Alfie Kohn (artículos varios)

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s